[artículo reeditado Octubre del 2016]

¿Por qué es importante la higiene dental en los niños?

Muchas personas creen que no hace falta que los niños sigan una higiene dental exhaustiva, ya que los dientes provisionales, o dientes de leche, se les acabaran cayendo. Pero esto es rotundamente falso. Debemos enseñarles a los niños que la salud bucal es esencial para sus vidas y que no tienen nada de lo que temer. Tenemos claro que los niños, normalmente, se asustan cada vez que van al dentista, por ello, necesitamos la ayuda de los padres. Los padres y madres deben infundir tranquilidad a sus pequeños, si eso no sucede, el nerviosismo también calará en los niños.

A continuación, te explicamos cómo debe ser la higiene dental de los niños.

10 consejos para la perfecta higiene dental de tus hijos

La higiene dental en niños comienza antes de que salga el primer diente

Establecer unos buenos hábitos de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener unos dientes sanos toda la vida. Si aún no tiene dientes es igualmente fundamental la higiene bucal en bebés.

Los lácteos con los que se alimentan se pegan a la lengua pudiendo producir hongos, por lo que es recomendable para su higiene bucal, limpiar las encías y lengua con una gasita después de cada toma de lactancia con el objetivo de eliminar y retirar los restos alimenticios que se hayan quedado alojados en el tejido gingival del bebé. Además de eso, cabe decir que los niveles de azúcar en la leche de fórmula y la leche materna son altos, por esa razón, también es esencial limpiarles la boca con la gasa como hemos comentado.

Alrededor de los 6 meses van asomando los primeros dientes, por ello, uno de los productos de higiene bucal recomendado para estos bebés es el dedal de silicona. Su mecanismo es muy sencillo, como su propio nombre dice, es una especie de dedal hecho de silicona que el adulto se coloca en el dedo y así limpia fácilmente los dientes del bebé.

De ésta forma conseguiremos que desde los primeros meses de vida se acostumbren a que les puedan introducir los dedos en la boca, colaborando en su higiene bucal.

higiene bucal empieza antes de que le salgan los dientes

La importancia de los dientes de leche

Si el niño presenta caries en un diente temporal, el riesgo de que el diente permanente resulte infectado aumenta considerablemente. Por ello, como hemos dicho anteriormente, el mito que decía que no importaban las caries en los dientes de leche es rotundamente falso.

Es importante trasmitir a los niños una rutina de higiene bucal para que, cuando tengan la edad suficiente y lo puedan hacer por su cuenta, ya hayan adquirido los hábitos de higiene bucal necesarios.

importancia de los dientes de leche

Los productos de higiene bucal en esta etapa consisten en un cepillo dental para bebés, con un cabezal pequeño y cerdas muy blandas. Hasta los 2 años de edad el cepillado se hará sin pasta dentífrica.

Más adelante se podrá utilizar una pasta de dientes especial, con una concentración mínima de flúor. A partir del primer año de edad es aconsejable llevar al bebé al odontólogo para comprobar que el desarrollo de los dientes se realiza de forma correcta.

Te puede interesar: Los dientes de leche o temporales

El cepillado de los primeros dientes

Como hemos dicho, a partir de los 6 meses empiezan a salir los dientes. Una vez las arcadas superior e inferior estén completas, los niños ya deben llevar a cabo una rutina totalmente normal como un adulto. Te contamos cómo deben cepillarse los dientes.

E

Cepillar los dientes 2 veces al día, mañana y noche, antes de que se vaya a dormir.

E

Elegir un cepillo con cabezal pequeño y filamentos suaves. El mango debe adaptarse tanto a su pequeña mano como a la del adulto que le ayude.

E

Poner en el cepillo una pequeña cantidad de dentífrico (el tamaño de la uña del dedo meñique del niño).

E

Cepillar el interior de los dientes, la zona externa y la superficie de mordida, siguiendo siempre el mismo orden para no olvidarnos ninguna superficie.

E

Situar los filamentos del cepillado entre los dientes y la línea de las encías, creando un ángulo de 45 grados. Cepillar ejerciendo una ligera presión con pequeños movimientos. Es importante limpiar bien la línea de las encías, ya que aquí las bacterias se acumulan fácilmente, y también la lengua. dormir.

Hacer del cepillado algo divertido

Todos los niños rechazan cepillarse los dientes alguna vez. Por ello, es importante crear una atmósfera distendida relacionada con la rutina de la higiene bucal.

Al igual que en otras temáticas como puede ser hacer los deberes o las tareas del hogar, debemos enseñarles a los niños una manera de hacerlas más divertidas.

Por ejemplo, puedes ponerle música educativa sobre cómo lavarse los dientes o comprarle una pasta de dientes de sus dibujos favoritos. Recurrir al humor y al juego hará que los niños, poco a poco y sin darse cuenta, asimilen la rutina y adquieran buenos hábitos de higiene bucal.

hacer el cepillado algo divertido

Evitar el consumo de dulces

Cuanto menos dulce consuman, menos riesgo de caries tendrán. Es un error restarle importancia a los dientes de leche porque se vayan a cambiar, como hemos comentado a lo largo del artículo. Por ello, puedes hacer recetas igual de saludables y buenas pero con alimentos bajos en azúcar.

Evitar el consumos de dulces

Por ejemplo, puedes hacer unas deliciosas galletas caseras y únicamente utilizar plátano maduro, avena y canela, también puedes añadirle pasas o nueces. Es un plato sano y muy bueno pero, a la vez, natural y con unos índices de azúcar muy bajos.

Igual que puedes preparar helados caseros, solo necesitas varias frutas como, por ejemplo, sandia y plátano; las trituras y viertes en unos moldes de helado. Después de unas horas en el congelador, tendrás unos buenísimos helados.

Los padres, el mejor ejemplo

Los niños imitan el comportamiento de los mayores. De ahí que compartir el momento del cepillado con los hijos, sobre todo por la noche, sea muy importante para que ellos adquieran el hábito de higiene bucal.

Realizar revisiones periódicas en casa

Se debe revisar la boca del niño para comprobar que no tiene sarro, flemones o posibles caries. Valorar si tiene una correcta higiene bucal y si la erupción dental se está desarrollando sin problemas.

Además de estar muy pendientes de los pequeños como progenitores, hay que tener en cuenta que las visitas rutinarias al odontólogo son básicas para mantener una boca excelente.

Hay que recordar que cuanto antes se trate un problema, será mucho mejor. Si se coge a tiempo una caries y se lleva a cabo una obturación rápidamente, no se crearan infecciones futuras ni será necesaria una endodoncia, por ejemplo.

revisiones periódicas en casa

Renovar su cepillo dental cada 3-4 meses

Los odontólogos recomiendan renovar el cepillo de dientes cada 3/4 meses, y cambiarlo si el niño ha superado alguna enfermedad (gripe, catarro…). Cabe decir que esta recomendación también se hace para los adultos.

¿Por qué debes cambiar tu cepillo de dientes cada 3 o 4 meses?

renovar el cepillo cada 3 o 4 meses
E

Los filamentos se van deteriorando y, por tanto, un cepillo desgastado no limpia igual que uno nuevo. Recuerda que un cepillo en malas condiciones puede llegar a dañar las encías

E

Un cepillo que queda húmedo durante mucho tiempo es un foco de proliferación de bacterias. Si éste está contaminado, puede llegar a infectar la boca, causar problemas gastrointestinales, cardiovasculares, respiratorios e, incluso, renales

La paciencia es la clave en la enseñanza de la higiene bucal infantil

Se trata de que adquieran buenos hábitos de higiene bucal y que, poco a poco, vayan cogiendo destreza. Es importante participar en la actividad con ellos, supervisarla, y recordarles los consejos sobre higiene bucal. Como hemos comentado anteriormente, cuando son más pequeños podemos introducirles divertidos juegos.

Y, poco a poco, se pueden ir introduciendo nuevos productos de higiene bucal, como el flúor, colutorios o el hilo dental.

Visitar al dentista periódicamente

Siguiendo éstos consejos de higiene bucal y visitando al dentista periódicamente, podremos prevenir posibles problemas dentales y mantener una correcta higiene bucal en los niños.

En Dental Galindo recomendamos visitar al odontólogo a partir del primer año de edad, y un mínimo de dos veces al año.

Si quieres hacer una revisión a los dientes de leche de tu hijo o hija, pide una visita con el odontólogo.

visita al odontólogo

¿Tienes alguna duda?

Si necesita más información sobre su caso en particular no dude en contactar con nosotros, estaremos encantados de informarle más detalladamente.

Especialista en Implantología, Periodoncia y Estética Dental. Sus más de 20 años de experiencia en odontología integrada le permiten tener una amplia visión de los planes tratamientos dentales que pueden realizarse y así ofrecer la solución más adecuada a nuestros pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PIDE TU CITA GRATIS

Pide tu primera visita gratuita

Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

932 529 139

Al seleccionar esta casilla acepta las condiciones legales

Responsable: Kreadens SLP
Finalidad: recabar datos para poder elaborar un presupuesto, informarles de nuestros servicios y productos de nuestra empresa.
Legislación: Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter personal.
Destinatarios: sus datos serán incluidos en un fichero informático y no serán cedidos bajo ningún concepto sin si expresa autorización.
Derechos: al acceso, oposición, rectificación, cancelación de sus datos de carácter personal.