La paleontología dental ha conseguido abrirnos una ventana por la que podemos vislumbrar el estilo de vida, dieta y salud bucodental de nuestros lejanos antepasados. Esto gracias al estudio de los depósitos de sarro en los dientes de los antiguos pobladores.

Buena parte de la luz que entra por esa ventana es gracias a los estudios realizados por unos científicos italianos. Estos han conseguido recopilar una extensa colección de dientes que abarcan desde el Paleolítico Superior, hace unos 31.000 años, cuando todavía los glaciares ocupaban la mayor parte de la Tierra hasta la Edad del Cobre, hace unos 3.000 años. Estos estudios han conseguido desentrañar los misterios que rodean la transición de los hombres cazadores-recolectores nómadas a agricultores neolíticos.

En este artículo queremos explicar como el sarro, ese depósito calcificado que se forma en los dientes, ha revelado cambios en el microbioma oral. Cuando nos referimos a microbioma oral nos referimos al tipo de bacterias presentes en la boca. Con estos resultados se consigue ofrecer información sobre la evolución humana a lo largo de unos cuantos milenios.

El sarro dental como fuente de información

El sarro no es más que placa dental calcificada. La placa dental es una película delgada de bacterias formada por partículas de comida sobrantes y saliva que se mezclan en la boca. Muchas de estas bacterias de la flora oral ayudan a la digestión de los alimentos, mientras que otras son patógenas, causantes de enfermedades como la caries o la periodontitis.

Los progresos en la disciplina de la genética han posibilitado la identificación de microorganismos presentes en restos humanos antiguos. Particularmente importante en los dientes, que albergan cúmulos microbianos más extensos y mejor conservados.

El sarro, además, ha demostrado ser un tesoro paleontológico, ya que permite  a los científicos identificar bacterias y microorganismos en restos humanos antiguos. El estudio de los depósitos de sarro en los dientes de los humanos que vivieron hace miles de años proporciona información sobre lo que comían, el tipo de bacterias en sus bocas y su salud bucal en general.

Yacimiento de Atapuerca.

Yacimientos como el de Atapuerca permiten averiguar cómo era la vida de nuestros antepasados prehistóricos.

 

Los dientes, resistentes al paso del tiempo, se convierten en un archivo de gran valor para comprender la historia de nuestra especie. El estudio italiano, formado por muestras de hasta 31.000 años de antigüedad, revela 49 especies diferentes de bacterias orales. Además, este estudio marca los cambios alimentarios a lo largo de las eras, especialmente durante la transición de cazadores-recolectores a agricultores neolíticos.

Cambios en la dieta del Paleolítico al Neolítico

El análisis del microbioma oral no solo desveló la riqueza bacteriana, sino también cambios significativos en la dieta. El estudio de los dientes les ha permitido observar cómo cambiaban las bacterias orales a medida que los pueblos neolíticos migraban hacia el oeste y comenzaban a trabajar el campo y a tener animales domésticos para la alimentación cotidiana.

Los cazadores-recolectores paleolíticos presentaban un metabolismo del almidón vegetal, mientras que los individuos del Neolítico mostraban un metabolismo de la galactosa, derivada de la lactosa de la leche animal.

Estos hallazgos sugieren adaptaciones dietéticas a medida que las comunidades humanas evolucionaban, migraban y adoptaban la agricultura.

Salud bucal a lo largo del tiempo

El estudio, publicado en Nature Communications, reveló que, sorprendentemente, los antiguos cazadores del Paleolítico exhibían una mejor salud bucal en comparación con los futuros agricultores-recolectores neolíticos.

El autor del artículo, Andrea Quagliariello, destaca que las muestras de los dientes estudiados que pertenecen al Paleolítico, presentan una flora bacteriana oral menos patógena que la de los dientes de los individuos neolíticos. Por ello, se entiende que los habitantes del periodo Paleolítico gozaban de una mejor salud bucodental que sus sucesores neolíticos.

Este hallazgo destaca la complejidad de las interacciones entre los microorganismos orales y la salud general de la boca.

Dientes antiguos y sarro.

El estudio del sarro permite desvelar secretos como, por ejemplo, el cambio de dieta.

Comparaciones con estudios anteriores

Este estudio italiano encuentra paralelismos con investigaciones similares efectuadas en la Península Ibérica, donde los cambios en la dieta paleolítica a neolítica también se reflejan en el estudio de los huesos.

La transición de la caza de animales terrestres a la inclusión de proteínas marinas y la introducción de la agricultura y la ganadería dejaron huellas isotópicas en los huesos, revelando las complejidades de las dietas prehistóricas.

En conclusión, los dientes de nuestros antepasados, cubiertos de sarro, son verdaderos archivos que narran la historia de la evolución humana. Desde cambios en el microbioma oral hasta adaptaciones dietéticas, estos restos dentales nos ofrecen una visión única de la vida en la prehistoria.

A medida que la ciencia desentraña más secretos guardados en los dientes antiguos, la comprensión de nuestra historia ancestral se vuelve más completa, revelando los intrincados caminos que llevaron a la humanidad a donde está hoy.

 

(Fotografía de portada escogida del estudio realizado por el Dr. Andrea Quagliariello)

5/5 - (2 votos)

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

5/5 - (2 votos)
PIDE TU CITA GRATIS
close slider

    Pide tu primera visita gratuita

    Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

    932 529 139

    He leído y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la bandera.

    Los datos facilitados a través de este formulario serán tratados por Kreadens SLP. CIF: B64328701 domicilio en Travessera de Les Corts, 44, 08903 L’Hospitalet del Llobregat, Barcelona de acuerdo a lo establecido en nuestra política de privacidad con la finalidad de poder enviarle información sobre nuestros productos / servicios.
    Los datos recabados por este formulario no se cederán a terceros salvo por obligación legal.
    Le recordamos que usted tiene derecho al acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo su petición a la dirección postal indicada o al correo electrónico recepcio@dentalgalindo.com. Igualmente puede dirigirse a nosotros para cualquier aclaración adicional.
    En caso de no aceptación sus datos no serán tratados.