Los implantes dentales son el tratamiento más eficaz y duradero para reponer dientes naturales dañados o que se hayan perdido. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la técnica del implante dental.

¿Qué son los implantes dentales?

El implante dental es un tornillo, habitualmente de titanio, que se implanta en la mandíbula a través de una pequeña cirugía. Se trata del primer componente que se pone en la boca cuando se va a reemplazar un diente natural que se ha perdido o que se ha deteriorado hasta el punto de ser irrecuperable.

Su misión es hacer de raíz de la prótesis dental que sustituirá el diente original que no se ha podido conservar.

Cuando hablamos de implantes dentales, solemos referirnos al conjunto formado por el implante en sí, y por la prótesis dental que funciona como un diente natural y que de forma minuciosa replica el aspecto de un diente original.

En este dibujo se ven la prótesis dental o corona protésica, el pilar y el implante.

Objetivos: boca y mandíbula sanas

Los implantes dentales son la manera óptima y permanente de mejorar la estabilidad y la salud de la boca. Si te falta algún diente o bien utilizas dentadura, con un implante dental, o con los implantes que te hagan falta, vas a conseguir una sonrisa sana y bonita para toda la vida. La calidad y la durabilidad de estas piezas te garantizan los mejores resultados.

¿Por qué los implantes dentales mejoran la estabilidad, fortaleza y salud de la boca? Es muy sencillo: cuando pierdes tus dientes originales, tu mandíbula se va debilitando y vas perdiendo la habilidad de masticar. Por otro lado, desde un punto de vista estético, tanto tu rostro como tu sonrisa van a reflejar, afeándose, esa ausencia de dientes naturales. ¿Qué logramos con los implantes dentales? Pues algo muy importante: prevenir la pérdida de hueso en tu mandíbula, con lo que se impide el mencionado proceso de deterioro estructural, funcional y estético. De hecho, los implantes dentales estimulan la fortaleza y crecimiento de los huesos de tu boca.

Cada diente juega un papel crucial en tu boca

Ya hemos dicho que los implantes dentales ayudan a preservar la salud de los huesos de la mandíbula, un objetivo que impacta de forma directa tanto en la salud como en la estética de la boca.

Dejar un hueco en tu boca puede causar problemas bucodentales, tan severos como dolorosos. Y es que cada diente juega un papel específico en la salud dental del paciente, por lo que es importante tener todas las piezas.

La ausencia de un diente puede dificultar la masticación y la mordida, puede deteriorar tu mandíbula y puede alterar el aspecto de tu cara.

Si la mandíbula pierde masa ósea por la falta de dientes, los dientes sanos que albergue se podrían mover. Es decir, habría el riesgo de pérdida de más piezas dentales, con lo que se entraría en un círculo vicioso.

Implantes para la estimulación de los huesos de la mandíbula

Para que la estructura ósea oculta por tus encías mantenga densidad y forma, es necesaria una estimulación constante. Pues bien, el implante dental es el único procedimiento que ofrece esa estimulación al hueso de la mandíbula. Ni dentaduras ni puentes dentales estimulan la masa ósea.

¿Cuál es la principal ventaja de los implantes dentales?

La gran ventaja de un implante dental es que es lo más cercano a un diente original y natural que existe en la actualidad. El implante se funde con la mandíbula y cumple a la perfección el papel de raíz de tu nueva pieza dental. Los dientes nuevos que estrenes a través de implantes tienen las raíces más sólidas que puedas conseguir a través de un tratamiento odontológico.

Gracias a la firmeza y durabilidad del resultado, los implantes son el tratamiento para reponer dientes con un mayor impacto positivo en la salud y en la estética de tu boca

La clave es la osteointegración. Así, el titanio del implante dental propiamente dicho se funde con la masa ósea mandibular, lo que impide que el implante se deslice o desplace, que haga ruido o que cause daño al hueso (cosa que sí que puede pasar con puentes dentales y dentaduras).

Los materiales de un implante dental difícilmente se pueden deteriorar, como sí que pueden degradarse los dientes sanos sobre los que se apuntala un puente dental.

Proceso de cotejo del color de la prótesis que se carga en el implante dental

¿Qué es una prótesis dental?

La prótesis dental es la corona artificial que, con una impresionante semblanza a un diente natural, se coloca o carga en el implante dental.

Hay prótesis dentales:

  • Provisionales: las que se llevan durante el tiempo en que el implante dental se está integrando en el hueso.
  • Definitivas: las que son para toda la vida.

Las prótesis dentales provisionales garantizan que desde el minuto 1 vas a lucir una bonita sonrisa, sin antiestéticos huecos en tu boca. Además, claro, vas a poder masticar y hablar como si tuvieses ya puestas las piezas definitivas.

Tipos de prótesis removible

En los implantes dentales de carga inmediata, en los que en pocas horas de diferencia se hace extracción del diente, colocación del implante y carga de la prótesis, la primera corona protésica que se pone es la provisional. Se trata de una prótesis anclada sobre uno o varios implantes dentales.

Cuando se trata de otros tipos de implantes, el odontólogo coloca una prótesis provisional removible de resina. Esta prótesis va anclada sobre los dientes vecinos del implante o, en caso de una persona desdentada, en la propia encía.

No siempre las prótesis dentales provisionales son cruciales. En aquellos casos en que solo falta un diente, y el hueco no está muy a la vista (se sustituyen dientes posteriores), la persona puede esperar tranquilamente a que el implante se funda con la mandíbula antes de ponerse la corona definitiva. Ni la estética de su boca, ni su capacidad de masticar y de hablar se van a ver muy resentidas.

Per-Ingvar Brånemark colocó el primer implante dental

Historia de los implantes dentales: ¿cuándo se hizo el primer implante?

En 1940, tres investigadores, Bothe, Beaton y Davenport, descubrieron que el titanio se podía implantar de forma sencilla en el hueso. Ya se intuyó entonces que este material sería decisivo para las cirugías.

Desde aquel hallazgo, y gracias a la mencionada facilidad para integrarse en el hueso, el titanio se comenzó a emplear en caderas, codos y rodillas.

En 1965, el médico Per-Ingvar Branemark realizó con éxito la primera cirugía de implante dental en un humano.

Modelo de implante dental y de diente natural

¿De qué están hechos los implantes dentales?

Los implantes están elaborados con materiales especiales, que tienen que garantizar dos cosas:

  • La biocompatibilidad con la mandíbula: el implante se debe fundir con los huesos mandibulares y maxilares, sin que haya rechazo.
  • La estabilidad de la prótesis dental que se va a colocar.

La gran mayoría de implantes son de titanio. Otro material que también se utiliza es el zirconio, para casos muy específicos.

Implantes dentales de titanio

El titanio es el material más característico de los implantes. Muchos de los implantes que se ponen en boca cada día están hechos de titanio o de aleaciones de titanio.

Al margen de si el material es titanio o una aleación de titanio, la gran diferencia de calidad entre los implantes de titanio es la calidad seleccionada de este metal y el tratamiento que se le hace a la superficie.

Las aleaciones de titanio están compuestas sobre todo por titanio, con pequeñas cantidades de otros metales, como níquel, vanadio y aluminio.

Los implantes de titanio son los que ofrecen una mayor fiabilidad a largo plazo.

Las características que hacen del titanio el mejor material son las siguientes:

  • Biocompatibilidad
  • No toxicidad
  • Resistencia
  • Durabilidad (pueden duran más de 30 años)
  • Ligereza

Implantes dentales de zirconio

El zirconio es un material cerámico, en contraste con la condición de metal del titanio. Su utilización en implantes dentales es mucho más moderna que la del titanio. Los primeros implantes hechos de zirconio se remontan a principios de los años 2000.

Se trata de un material popular entre aquellos pacientes que están preocupados por la sensibilidad al metal.

Los implantes dentales de zirconio son una buena alternativa a los implantes dentales de titanio, en tanto y en cuanto ambas opciones son biocompatibles y promueven la oseointegración.

Diferencias entre implantes dentales de titanio y de zirconio

  • Una de las principales diferencias entre estos dos materiales tiene que ver con el número de componentes del implante. Con los implantes de titanio, el implante en sí no está conectado con la corona protésica, es decir, con la nueva pieza dental. Por tanto, tenemos implante y corona. En el caso de los implantes de zirconio, normalmente la raíz artificial del diente (lo que sería el implante propiamente dicho) y el diente protésico forman una sola pieza.
  • Como hemos dicho, los implantes de zirconio son recomendables en aquellos casos en los que se pueda dar una sensibilidad al metal.
  • Como regla general, los implantes de titanio son los que ofrecen mejores resultados en el largo plazo.

Osteointegración: el tornillo de titano se funde con la masa ósea

¿Qué es la osteointegración del implante dental?

La osteointegración es el proceso de integración del implante dental en el hueso (osteo-). El hueso de la mandíbula crece y se desarrolla alrededor del implante de titanio, y se fusiona o integra con ese material como si fuera hueso (y no metal).

Como hemos visto, el implante dental es una raíz del diente sustitutiva. Pues bien, además de anclar el diente en su sitio, también estimula el crecimiento del hueso mandibular, como haría una raíz natural del diente.

¿Cuánto tarda el implante dental en integrarse en el hueso?

Una osteointegración completa requiere entre tres y seis meses.

¿De qué depende que la integración en el hueso sea más rápida o más lenta? Pues influyen el tipo de implante y el estado del hueso donde se coloque.

Si hay mucho hueso (hay espacio más que suficiente) y éste se encuentra en un perfecto estado, los tiempos serán mucho más rápidos.

El odontólogo debe explorar y tomar imágenes de la boca para determinar si se puede poner implantes

¿Puedo ponerme un implante dental?

El dentista debe estudiar tu boca para decidir si eres un buen candidato o candidata para uno o varios implantes dentales.

El implante dental podría ser ideal para ti siempre y cuando…

  • Más allá de los dientes afectados, tienes una boca sana. Si tienes problemas periodontales, primero debes solucionarlos.
  • No padeces enfermedades que dificulten la fusión del implante con el hueso. En caso de tener diabetes, un mal control de la glucosa es un serio obstáculo para un implante dental con éxito.
  • No fumas.
  • Tu mandíbula ha crecido del todo.
  • Hay suficiente hueso en la mandíbula.
  • En caso de que no haya la masa ósea necesaria, que puedas recibir un injerto óseo.

¿Cómo se ponen los implantes dentales? Las fases

La colocación de un implante dental tiene varias fases

1. Exploración de la boca por el dentista.
2. Toma de imágenes a través de escáneres y cámaras intraorales: el objetivo es recrear de forma virtual la boca del paciente, a través de imágenes digitales.
3. Extracción del diente dañado.
4. Preparación de la mandíbula (grafting), en caso de que sea necesario.
5. Colocación del implante dental en sí.
6. Crecimiento del hueso alrededor del implante y cicatrización.
7. Colocación del pilar.
8. Finalmente, se carga la prótesis dental.

Un tratamiento con una alta tasa de éxito

La inmensa mayoría de implantes dentales son un éxito.

El paciente puede poner de su parte con los siguientes hábitos o prácticas:

  • Higiene oral meticulosa. Como ya haces con tus dientes naturales, debes limpiar a fondo tus dientes protésicos.
  • Visita al dentista. Sigue de forma disciplinada las visitas programadas por el odontólogo para ver la evolución del implante.
  • Evita hábitos nocivos. No mastiques alimentos duros: no se te ocurra, por ejemplo, masticar caramelos. En los implantes de carga inmediata, se pide al paciente que vaya con mucho cuidado al masticar y se prescribe una dieta blanda durante las primeras 4-6 semanas. También es muy importante que te alejes del tabaco, que es una amenaza para el éxito del implante y que mancha las coronas protésicas. Mira de reducir el consumo de cafeína, que puede provocar tinciones en tus nuevas piezas dentales.

Dibujo de un puente dental

Puente dental VS implante dental: ¿qué diferencia hay?

Las dos formas más populares de reemplazar dientes dañados son los puentes dentales y los implantes dentales. ¿En qué se diferencian?

Un puente dental es una prótesis estética que se apoya en dientes sanos para cubrir con una pieza protésica el hueco donde falta un diente natural. Sendas coronas se emplazan en los dientes naturales situados a cada uno de los lados del espacio donde falta el diente, y hacen de puente.

Fijación a la mandíbula

A diferencia del implante dental, la pieza protésica del puente dental que va allí donde no hay diente, no está fijada en la mandíbula.

Complejidad del tratamiento

El tratamiento del implante dental requiere un proceso con más pasos y más dilatado en el tiempo que el puente dental. La explicación es que el implante dental replica la raíz natural del diente, lo que exige un cirugía y un proceso de osteointegración: el implante se fusiona con el hueso de la mandíbula, lo que lleva un tiempo.

Duración del tratamiento

La integración entre hueso e implante dental puede tardar entre tres y seis meses. Una vez el hueso se ha desarrollado alrededor del implante, se pone un pilar, que es la pieza sobre la que se montará el diente protésico. De nuevo, hay que esperar unas semanas, esta vez para que cicatrice la encía que hay alrededor del pilar. En cambio, un puente dental se puede completar en unas pocas semanas.

Durabilidad de la prótesis

Los puentes dentales no son una solución permanente a la pérdida de dientes, ya que hay que reemplazarlos al cabo de 8-15 años. Por otro lado, hay que rebajar los dientes sanos que sirven de apoyo para el puente, cosa que los debilita y que los hace más vulnerables frente a la caries.

En contraste, los implantes dentales son un reemplazo estructuralmente consistente, que puede durar toda la vida. El mantenimiento que exigen es mínimo. No causan ningún estrés sobre los dientes vecinos —cosa que sí que pasa con los puentes— y el implante insertado en la mandíbula evita pérdidas de hueso.

Implantes dentales ET III 3.2

Los implantes dentales ET III 3.2 son miniimplantes que permiten que las personas con poco espacio de hueso en la mandíbula se puedan beneficiar de este procedimiento.

En otras palabras, los implantes ET III 3.2 son unos implantes que tienen todos los elementos característicos de los implantes tradicionales, pero en una dimensión reducida. Estos implantes se adhieren también a la perfección en el hueso maxilar, donde van los dientes de arriba.

Ilustración de los implantes All-On-4

Implantes dentales All-On-4

Los implantes dentales All-On-4 se han convertido en una gran alternativa a la dentadura, al ser un tratamiento mínimamente invasivo. Se trata de una técnica de implantología muy innovadora, que consiste en poner solo cuatro implantes dentales que sirven de punto de anclaje de un arco protésico completo. En una boca que haya que reponer de forma completa, el paciente sale de la clínica con un conjunto protésico para los dientes de arriba y otro para los dientes de abajo (en total se habrán hecho ocho implantes dentales).

Los implantes All-On-4 se pueden completar en un solo día.

Las células madre permitirán tratamientos más innovadores en las clínicas dentales

El futuro de los implantes dentales

La innovación no se detendrá y los implantes dentales serán aún mejores en el futuro. Hay varios cambios de desarrollo de esta técnica, y de las tecnologías y materiales que la hacen posible.

  • Odontología CAD-CAM. Los softwares CAD-CAM de diseño facilitan la creación de dientes protésicos cada vez más realistas y ajustados a las necesidades concretas de la boca del paciente, con unos tiempos de tratamiento más cortos.
  • Células madre. En el futuro, se podrán crear exactas réplicas de los dientes naturales gracias al empleo de células madre. Estas células son determinantes en muchos campos de la medicina, porque a partir de ellas se pueden crear células especializadas que ayudan a regenerar tejidos.
  • Capas antibacterianas para la prótesis dental que va en el implante. Estos tratamientos contribuirán a la mayor durabilidad de la pieza dental artificial que, como el esmalte de los dientes naturales, puede resultar dañada por los alimentos con más contenido ácido (cítricos, vino y bebidas carbonatadas).

 

5/5 - (8 votos)

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

5/5 - (8 votos)
PIDE TU CITA GRATIS
close slider

    Pide tu primera visita gratuita

    Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

    932 529 139

    He leído y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la taza.

    Los datos facilitados a través de este formulario serán tratados por Kreadens SLP. CIF: B64328701 domicilio en Travessera de Les Corts, 44, 08903 L’Hospitalet del Llobregat, Barcelona de acuerdo a lo establecido en nuestra política de privacidad con la finalidad de poder enviarle información sobre nuestros productos / servicios.
    Los datos recabados por este formulario no se cederán a terceros salvo por obligación legal.
    Le recordamos que usted tiene derecho al acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo su petición a la dirección postal indicada o al correo electrónico recepcio@dentalgalindo.com. Igualmente puede dirigirse a nosotros para cualquier aclaración adicional.
    En caso de no aceptación sus datos no serán tratados.