El cloro de las piscinas públicas puede tener un gran impacto en la salud de tus dientes. En este post te decimos cómo el cloro puede afectar a los dientes. Además, te ofrecemos unos consejos muy útiles para los meses del verano, cuando es más que probable que pases largas horas haciendo brazadas y haciendo juegos de agua —con inmersión— en la piscina.

¿Nadas en la piscina más de seis horas a la semana?

Si haces natación en una piscina durante más de seis horas a la semana, todo lo que te explicamos en este post es más que interesante. La razón es que es muy probable que la exposición de tus dientes al agua de la piscina tenga impacto en la salud o el aspecto de tus dientes.

El cloro puede dañar tus dientes si nadas o juegas más de seis horas a la semana en la piscina

Sobre el dato de las seis horas, es bueno apuntar que, aunque no seas un nadador habitual, en verano podrías ser de los que disfrutan estando a remojo. ¿Aún estás dentro de la piscina cuando el sol se esconde? ¿Eres de los que siguen zambulliéndose cuando la luna ya se refleja en el agua? Si te encanta la piscina en verano, debes prestar mucha atención a los consejos que te damos en este artículo para evitar que el cloro sea un problema para tus dientes

El cloro puede causar:

  • Erosión dental
  • Acumulaciones de sarro (sarro del nadador)
  • Manchas en los dientes

Erosión dental por el agua de la piscina

La erosión dental es la desmineralización de las capas externas de los dientes, esmalte y dentina, por la acción de ácidos, sin que haya microorganismos de por medio. Los factores más comunes de erosión dental son los alimentos con altos niveles de ácido, el vómito, el reflujo gastroesofágico y algunos fármacos. Y, desde hace un tiempo, a todos estos causantes de erosión hay que sumar el contacto del agua de la piscina con los dientes durante mucho tiempo.

  • Porcentaje de nadadores con erosión dental. Las investigaciones apuntan que un 15% de los nadadores habituales desarrollan erosión dental por este motivo. En el caso de los nadadores ocasionales, la prevalencia sería del 3%.
  • Síntomas. Los nadadores se suelen quejar de hipersensibilidad dental cuando lo que comen o beben tiene un contenido cítrico o está frío. Asimismo, la superficie del diente puede volverse áspera. También puede llegarse a apreciar una decoloración del diente por la pérdida de esmalte, que dejaría al descubierto la dentina (la capa que está por debajo del esmalte).
  • Dientes afectados. Los dientes que suelen verse más afectados son los frontales. Las personas que pasan más tiempo nadando pueden notar erosión dental tanto en la superficie externa como en la interna de los dientes frontales.

¿Por qué puede haber erosión dental al nadar?

Pasar muchas horas nadando puede causar erosión dental por un pH ácido del agua, a causa de la falta de cloro en la piscina.

Hablamos de un pH ácido del agua cuando tiene un valor de entre 0 y 6. El pH de la saliva, que se sitúa en el rango de 6,2-7,6, tiende a ser relativamente neutro. La razón es que 7 sería el valor de pH neutro. Por encima de 7, los valores se vuelven más alcalinos

Por tanto, un bajo nivel (acidez) de pH del agua de la piscina puede provocar erosión dental. Y, como hemos dicho, una presencia insuficiente de cloro puede llevar a esos valores ácidos del agua.

¿Por qué está bajo el pH de la piscina?

El cloro que se pone en el agua de las piscina tiene un objetivo desinfectante. Pero, además de eliminar bacterias, influye en los niveles de pH del agua. ¿Por qué puede tener un pH bajo o ácido el agua de la piscina?

  • Gas de cloro. Cuando se utiliza este sistema, se libera un exceso de ácido en el agua que debe ser compensado con carbonato de sodio. El uso de cantidades insuficientes de carbonato de sodio puede reducir el pH. Hay trabajos de investigación que apuntan que un pH por debajo de 5,5 puede disolver el esmalte dental.
  • Demasiadas pastillas de cloro. El empleo de pastillas de cloro genera ácido cianúrico como residuo. Este ácido cianúrico estabiliza el cloro y aumenta su ciclo de vida en el agua. Ahora bien, si nos pasamos con estas pastillas, la acumulación de ácido cianúrico puede ser perjudicial. El resultado es la acidez del agua.

¿Cómo tratar la erosión dental?

Si hay erosión dental a causa del contacto de los dientes con agua de piscina tratada, podemos hacer lo siguiente.

  • Usar pasta dental desensibilizante en caso de tener algo de sensibilidad a causa de la erosión dental.
  • Si hay hipersensibilidad, haría falta ir a la clínica dental y restaurar la superficie dental utilizando composites que emulen el color del diente. También se puede recurrir a carillas.
  • Para remineralizar el diente, el dentista puede aplicar barniz de flúor.

Sarro del nadador

El sarro del nadador es el que se forma a partir de las proteínas de la saliva descompuestas de forma acelerada por un pH alto o alcalino del agua de la piscina. Este sarro se acumula, por tanto, cuando el pH del agua de la piscina es más alto que el pH del agua que bebemos de forma habitual.

  • Síntomas. Se acumulan depósitos calcificados en la superficie del diente, con una coloración desde el amarillo hasta el marrón oscuro.
  • Dientes afectados. El sarro se localiza, sobre todo, en las superficies internas y externas de los dientes frontales.
La causa del sarro del nadador es un pH alto del agua de la piscina

La causa del sarro del nadador es un pH alto del agua de la piscina, por la utilización de demasiado cloro.

¿Cómo sale el sarro del nadador?

La causa del sarro del nadador es un alto nivel de pH en el agua por un uso excesivo de cloro. Si el pH del agua es más alto que el de la saliva en la boca, hay una diferencia en el pH. Pues bien, esta disparidad causa una rápida descomposición de las proteínas presentes en la saliva, que se acaban depositando en los dientes del nadador.

Manchas en los dientes por el agua de piscina

Las manchas de tonalidad negra y marrón son habituales en los dientes de las personas con más afición a la natación. Estas tinciones se localizan en los dientes frontales y son difíciles de quitar con las técnicas de cepillado dental tradicionales.

¿Cómo se forman? Pues a partir del depósito de sustancias orgánicas por la mencionada descomposición de las proteínas de la saliva por la diferencia de pH entre la saliva del nadador y el agua de la piscina.

Siguiendo algunos consejos, se puede evitar que el cloro haga daño a los dientes

¿Cómo evitar que el cloro dañe los dientes?

Te proponemos algunas medidas para que tu salud dental no se resienta por el uso de piscinas públicas. Hay un primer grupo de consejos que solo están en la mano de la persona o profesionales a cargo de las condiciones de uso de la piscina. El resto de recomendaciones tienen que ver con la higiene dental, con la alimentación y con otros hábitos personales.

Mantenimiento de la piscina para una buena salud dental

  • La concentración de cloro debería situarse en un rango de 0,3-0,6 por litro, según la regulación de la Unión Europea. La concentración de cloro y el nivel de pH deberían ser evaluados al menos dos veces al día. Tengamos en cuenta que, además de eliminar microorganismos, el cloro también descompone el sudor y la suciedad del cuerpo de los nadadores. Y esta acción, a su vez, diluye la concentración de este desinfectante.
  • El valor del pH del agua debería ser de entre 7,2 y 7,9. Si estuviese por encima de 8, el cloro pierde efectividad para erradicar bacterias y se podría contribuir al mencionado sarro del nadador. Si el pH es inferior a 7, se provoca irritación ocular y erosión dental.
  • Hay métodos alternativos al cloro. Por ejemplo, luz ultravioleta, peróxido de hidrógeno, ozonatos y bromo.

¿Cómo saber el pH del agua de la piscina?

  • Usa una tira indicadora de pH para averiguar el nivel de pH del agua de la piscina. En las piscinas públicas debería estar disponible la información de un reciente análisis de pH del agua.
  • Si la piscina tiene manchas u oxidación en las barandillas, eso es indicio de que el agua es demasiado ácida.

Cloro y dientes: lo que está en la mano del nadador

  • ¿Preparados para entrar en el agua? Utiliza un protector bucal personalizado para evitar el contacto de los dientes con el agua tratada con cloro.
  • Aprende técnicas de respiración para la natación que minimicen el tiempo de exposición de los dientes al agua.
  • Para evitar la erosión dental, es recomendable hacerte un enjuague con agua potable o con un colutorio con flúor justo después de tu sesión de natación.
  • Cepíllate los dientes con un cepillo suave y con pasta dentífrica con flúor media hora o una hora después de nadar. Así vas a compensar el exceso de acidez en la saliva y a reforzar el contenido mineral de los dientes. Si te cepillas justo después de salir de la piscina, podrías estar agravando la erosión. La explicación es que los elementos ácidos siguen estando en tu boca.
  • Ten a mano una barra de labios con protección solar. El cloro de la piscina puede deshidratar la mucosa labial por su alto pH. La consecuencia puede ser grietas o quemaduras pequeñas, pero que pueden desembocar en ulceraciones bucales.

Fluorización de los dientes

  • Tratamiento de fluorización de los dientes. En la clínica dental te van a aplicar altas concentraciones de flúor. Puede ser una buena idea hacer una sesión antes de los meses de verano, que es cuando solemos nadar más, y cuando acabe la temporada estival.

Alimentos no ácidos y con pH neutro

  • Consume alimentos y bebidas adecuados. Hay que reducir el consumo de productos que contribuyan a la erosión dental, como el alcohol y las bebidas carbonatadas. Además, hay que beber más agua y comer más alimentos con un pH neutro, como aceite de oliva, apio o plátanos.
5/5 - (1 voto)

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

5/5 - (1 voto)
PIDE TU CITA GRATIS
close slider

    Pide tu primera visita gratuita

    Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

    932 529 139

    He leído y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el árbol.

    Los datos facilitados a través de este formulario serán tratados por Kreadens SLP. CIF: B64328701 domicilio en Travessera de Les Corts, 44, 08903 L’Hospitalet del Llobregat, Barcelona de acuerdo a lo establecido en nuestra política de privacidad con la finalidad de poder enviarle información sobre nuestros productos / servicios.
    Los datos recabados por este formulario no se cederán a terceros salvo por obligación legal.
    Le recordamos que usted tiene derecho al acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo su petición a la dirección postal indicada o al correo electrónico recepcio@dentalgalindo.com. Igualmente puede dirigirse a nosotros para cualquier aclaración adicional.
    En caso de no aceptación sus datos no serán tratados.