5 (100%) 3 votes

¿Alguna vez te han dicho que por la noche rechinas o aprietas los dientes?

El bruxismo es una parafunción que consiste en apretar y/o rechinar los dientes unos contra otros, pudiendo producir dolor muscular y desgaste de los dientes.

Se puede hablar de dos tipos de bruxismo:

5

Céntrico

Solamente se aprietan los dientes, cerrando fuertemente las mandíbulas.
5

Excéntrico

Además de apretar los dientes, existe un movimiento mandibular que hace que se rechinen los dientes.

¿A quién puede afectar el bruxismo?

El bruxismo puede afectar tanto a niños como a adultos, aunque es más perjudicial en los adultos ya que lesiona a los dientes permanentes. Afecta por igual tanto a hombres como a mujeres.
El bruxismo suele aparecer entre los 18 y 20 años de edad, pero su aparición está muy ligada a la presencia de situaciones que causen estrés o ansiedad.

¿Por qué rechinamos los dientes?

Durante mucho tiempo se ha tenido la creencia que el bruxismo era consecuencia de la presencia de parásitos intestinales.
Hoy día tenemos la certeza que los estados de ansiedad son el desencadenante de la aparición del bruxismo, que además puede verse potenciado por la presencia de maloclusiones dentales.

¿Qué ocurre cuando apretamos los dientes?

El bruxismo, como hemos dicho antes, es una parafunción, es decir, es un movimiento que realizamos con la boca que no es fisiológico, como si lo podría ser la masticación o la deglución.

Cuando vemos un paciente con bruxismo se ven unos signos y síntomas muy claros:

5
Superficies de masticación de los dientes gastadas.
5
Recesiones gingivales con presencia de desgastes de los cuellos de los dientes.
5
Dolor a la palpación de la musculatura que abre y cierra la boca.
5
Ruidos en la articulación al abrir y cerrar la boca.
5
Dolores de cabeza tensionales y de cervicales.

Normalmente, el bruxismo pasa desapercibido por el paciente hasta que alguien no le comenta que le oye rechinar los dientes o hasta que el odontólogo le avisa de los desgastes dentales como consecuencia del bruxismo.

¿Cuál es el mejor tratamiento del bruxismo?

El tratamiento por excelencia del bruxismo es el uso de la férula de descarga. Las férulas de descarga son el tratamiento más conservador y eficaz para minimizar los efectos del bruxismo.

Las férulas de descarga se suelen realizar para utilizarlas por la noche, cuando dormimos, pero en personas con un bruxismo muy intenso, o en épocas que se pase muchos episodios de ansiedad, puede incluso utilizarse durante todo el día.

Las férulas deben ser de resina, ya que las de silicona estimulan aún más el efecto de apretar los dientes, provocando el efecto contrario al que se quiere conseguir.

El uso de la férula debe estar acompañado con el uso de técnicas de relajación para poder disminuir así la ansiedad que provoca el bruxismo.

¿Tienes alguna duda?

Si necesita más información sobre su caso en particular no dude en contactar con nosotros, estaremos encantados de informarle más detalladamente.

Especialista en Implantología, Periodoncia y Estética Dental. Sus más de 20 años de experiencia en odontología integrada le permiten tener una amplia visión de los planes tratamientos dentales que pueden realizarse y así ofrecer la solución más adecuada a nuestros pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

5 (100%) 3 votes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PIDE TU CITA GRATIS

Pide tu primera visita gratuita

Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

932 529 139

Al seleccionar esta casilla acepta las condiciones legales

Responsable: Kreadens SLP
Finalidad: recabar datos para poder elaborar un presupuesto, informarles de nuestros servicios y productos de nuestra empresa.
Legislación: Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter personal.
Destinatarios: sus datos serán incluidos en un fichero informático y no serán cedidos bajo ningún concepto sin si expresa autorización.
Derechos: al acceso, oposición, rectificación, cancelación de sus datos de carácter personal.