El retenedor es el último paso de cualquier tratamiento de ortodoncia. Es un dispositivo clave para consolidar unos dientes bien alineados. Por este motivo es tan importante saber cuidar y limpiar el retenedor removible para que te dure lo más posible.

En Clínica Dental Galindo, en Barcelona, hacemos tratamientos de ortodoncia, tanto Invisalign como el sistema tradicional

Haz tu tratamiento de ortodoncia en Clínica Dental Galindo

Retenedor después del tratamiento de ortodoncia

Después del tratamiento de ortodoncia debes llevar un retenedor removible, que se puede sumar a uno fijo, sea cual sea el tipo de ortodoncia que hayas tenido: Invisalign o convencional.

¿Por qué hay que llevar retenedor después del tratamiento de ortodoncia?

La explicación tiene que ver con la anatomía de la mandíbula. Para mover los dientes, la ortodoncia estira y contrae los ligamentos periodontales que fijan el diente en el hueso. Cuando el paciente completa el tratamiento ortodóncico y los ligamentos ya no reciben ningún tipo de presión, estos tienden a volver a su posición original. La utilidad del retenedor es mantener los dientes en su nueva alineación hasta que los ligamentos se hayan afianzado. Para muchos pacientes, el uso del retenedor se limita a unos pocos meses (un mínimo de tres). Sin embargo, para otras personas, este proceso de estabilización de los ligamentos es de por vida, y deben llevar siempre retenedor, aunque solo sea a tiempo parcial.

El gran peligro de no llevar el retenedor según las indicaciones del ortodoncista es tener que repetir el tratamiento de ortodoncia.

Gracias al retenedor, el paciente consolida los dientes en la posición lograda con la ortodoncia. El retenedor contribuye a la reconstrucción de los tejidos (ligamentos) y a la fijación de diente

Retenedor fijo

Tipos de retenedores

Se suele recurrir a dos dispositivos: uno, fijo, y otro, removible.

  • El retenedor fijo es un alambre que se coloca en la cara interna de los dientes. En Clínica Dental Galindo intentamos siempre que es posible recurrir a los retenedores sin alambre metálico. Utilizamos una malla transparente de fibra, con lo que el retenedor queda libre de metales y mucho más estético. En el 90% de nuestros retenedores, no se utiliza metal.
  • El retenedor removible es una férula transparente que cubre los dientes. Es de quita y pon, de modo que se puede extraer para el cepillado de dientes o para las comidas, o durante el número de horas que el ortodoncista haya establecido. En argot odontológico, este retenedor de plástico se denomina Essix. Esta férula se lleva normalmente a tiempo parcial, durante unos meses o, incluso, durante toda la vida. La finalidad es consolidar la nueva posición y alineación de los dientes que se ha conseguido con el tratamiento de ortodoncia.

La importancia de cuidar el retenedor

Hemos subrayado que llevar el retenedor es esencial para completar el tratamiento de ortodoncia con éxito, o para mantener sus buenos resultados a lo largo del tiempo, que puede ser toda la vida. Dicho esto, es más sencillo entender que cuidar el retenedor es esencial para que este haga bien su trabajo: consolidar o mantener una correcta alineación de los dientes.

En este post te damos consejos para cuidar el retenedor, con el fin de que te sea útil el máximo de tiempo posible. Eso sí, en caso de que tengas que llevar el retenedor durante años o de por vida, siempre llegará el momento en que tendrás que cambiar el retenedor viejo por un nuevo

La rutina de cuidados y limpieza del retenedor la va a definir siempre tu ortodoncista, a partir del tipo de retenedor y de las necesidades de tu boca. A continuación, lo que hacemos es ofrecer las pautas básicas para cuidar estas férulas

Cómo limpiar el retenedor

Los retenedores están expuestos a bacterias y placa, como lo está el resto de la boca. Si no se hace una higiene constante, se pueden acumular gérmenes y pueden aparecer malos olores. Para mantener limpias estas férulas, hay que limpiarlas aprovechando el rato en que te extraes la placa para comer. Así, al cepillado de dientes tras la comida, habría que sumar la limpieza del retenedor.

De forma general, puedes limpiar el retenedor con un cepillo para prótesis dentales, y con agua tibia (nunca caliente) y jabón neutro

Si no tienes jabón a mano, es importante que, al menos, le pases un agua. En este caso, podrías utilizar un cepillo de dientes, si no tuvieses el cepillo para prótesis a mano.

Si has pensado en utilizar la pasta de dientes para limpiar el dispositivo, piénsatelo dos veces y consúltalo con tu ortodoncista. Hay pastas de dientes que son abrasivas y que pueden dañar la férula. Como indicación general, si quieres cuidar tu retenedor, no utilices pasta de dientes.

Cepillarse los dientes antes de ponerse el retenedor

Para que el retenedor esté limpio, tan importante es limpiarlo, como que los dientes que cubre estén también limpios. Si te pusieses la férula sobre unos dientes sucios, el dispositivo se ensuciará mucho antes. Y no nos olvidemos, claro, de que los dientes se deben cepillar para favorecer la buena salud de la boca.

Quitar manchas y olores del retenedor

Para eliminar manchas y olores impregnados que se pueden trasladar al aliento, la mejor opción es utilizar unas pastillas limpiadoras de prótesis dentales. Es mucho más seguro y práctico que otras alternativas que, si las pones en práctica de forma incorrecta, pueden causar daño al retenedor y a tu boca.

  • Evita el método de limpieza de dejar la férula durante unos minutos en una solución de lejía.
  • Otras ideas que debes descartar para desinfectar y limpiar a fondo el retenedor son ponerlo en agua caliente, en el lavaplatos o en la lavadora.

La limpieza es fundamental para el cuidado del retenedor y para alargar la duración de la férula.

Alejar la férula de las fuentes de calor

El retenedor ha sido diseñado de forma específica para tus dientes y boca. Por eso es tan importante evitar deformaciones y otros daños.

Para impedirlo, debes alejar la férula de retención —que está hecha de plástico— de cualquier fuente de calor. Cuidar el retenedor significa protegerlo de temperaturas muy altas.

  • No limpies el retenedor con agua caliente o hirviendo. Debes utilizar agua tibia.
  • No dejes el dispositivo al sol, cerca de una ventana, o en la guantera del coche.
  • Alejar el retenedor de radiadores o estufas.

Evitar la sequedad para cuidar el retenedor

El plástico del retenedor removible no es nada amigo del calor ni tampoco de la sequedad.

Un retenedor seco es más fácil que se resquebraje. Por esta razón, para cuidar el retenedor debes limpiarlo a menudo.

 

Para cuidar el retenedor, es básico guardarlo en la funda cuando no se use

El retenedor removible, siempre en la funda

Cuando no lleves el retenedor, ponlo en la funda. Así estará seguro, se mantendrá limpio y, cuando te vuelva a hacer falta, encontrarás la férula con facilidad. Tener el retenedor en sitio seguro es básico para su cuidado.

Evitar guardar el retenedor en una servilleta

Cuando comes, te quitas el retenedor. En este caso, deberías guardarlo en la funda. Ni se te ocurra guardarlo en una servilleta, porque es más probable de lo que te imaginas que el camarero o tú acabéis tirando a la basura o perdiendo la pista de la férula transparente.

Además, las fibras de una servilleta textil se pueden enganchar al dispositivo, lo que dificultaría su limpieza.

Tampoco te metas el retenedor en los bolsillos. Es muy fácil que lo pierdas o que lo rompas.

Mantener el retenedor fuera del alcance de niños y mascotas

Niños pequeños y mascotas pueden sentir curiosidad si ven el retenedor en cualquier lugar de fácil acceso de la casa. Guarda el juego en la funda, y pon esta en un sitio seguro y fuera del alcance de tu animal de compañía o de tus hijos pequeños.

Ponerse y quitarse el retenedor con suavidad

A la hora de ponerte y extraer el retenedor, hazlo con cuidado.

  • Cuando lo saques, no lo retuerzas con tu lengua o lo presiones hacia un lado. Lo que debes hacer es aflojar la férula por varios puntos, y así será muy fácil sacarla. Una vez lo hayas hecho, ponla en la funda.
  • No extraigas el retenedor siempre por el mismo lado. Ve alternando, porque así prevendrás fisuras.
  • En general, evita manipular el retenedor con la lengua.

Acudir a las revisiones del ortodoncista

Las visitas de seguimiento son fundamentales para saber si el dispositivo que tanto has cuidado sigue estando en condiciones para hacer la labor de retención dental. El paciente debe llevar consigo, claro, el retenedor.

Sustituir el retenedor cuando haga falta

Por mucha calidad que tenga la férula, y por mucho cuidado que pongas, llegará un momento en que se habrá deteriorado. Si notas el dispositivo de forma diferente en la boca, o hay daños visibles, debes ponerte en contacto con tu dentista. Podría ser necesario reemplazar el retenedor.

3.8/5 - (5 votos)

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

3.8/5 - (5 votos)
PIDE TU CITA GRATIS
close slider

    Pide tu primera visita gratuita

    Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

    932 529 139

    He leído y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el corazón.

    Los datos facilitados a través de este formulario serán tratados por Kreadens SLP. CIF: B64328701 domicilio en Travessera de Les Corts, 44, 08903 L’Hospitalet del Llobregat, Barcelona de acuerdo a lo establecido en nuestra política de privacidad con la finalidad de poder enviarle información sobre nuestros productos / servicios.
    Los datos recabados por este formulario no se cederán a terceros salvo por obligación legal.
    Le recordamos que usted tiene derecho al acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo su petición a la dirección postal indicada o al correo electrónico recepcio@dentalgalindo.com. Igualmente puede dirigirse a nosotros para cualquier aclaración adicional.
    En caso de no aceptación sus datos no serán tratados.