Valora el post

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental o también conocida como hipersensibilidad dental es un dolor en los dientes muy intenso y corto causado por un estímulo externo como pueden ser bebidas o alimentos calientes o fríos, ácidos o dulces, o incluso, en ocasiones con el mero contacto con un cepillo de dientes.

Este estímulo provoca una reacción de dolor intenso que desaparece inmediatamente después de retirar el estímulo que lo estaba provocando.

La sensibilidad dental es uno de los problemas dentales por los que acuden los pacientes a la clínica ya que afecta a una gran mayoría de la población, 1 de cada 7 adultos la han sufrido en alguna ocasión.

¿A quién afecta la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental aparece normalmente en las personas adultas, entre los 18 y los 50 años más frecuentemente.

Últimamente, se ha visto aumentada en personas jóvenes que consumen en exceso bebidas acidogénicas como los refrescos carbonatados o zumos de frutas ácidas.

También se incrementa el riesgo de sufrir sensibilidad dental en aquellas personas que utilizan de forma indiscriminada y sin control profesional las pastas o geles de blanqueadores dentales.

¿Cuál es la causa de la sensibilidad dental?

La superficie del diente está recubierta por el esmalte dental, que es el tejido más duro que tenemos en nuestro organismo. El esmalte dental hace de coraza del diente, protegiéndolo de los estímulos externos que pueden dañar al diente.

Cuando este esmalte está dañado, se pone al descubierto una capa que se encuentra por debajo del esmalte, llamada dentina. En la dentina se encuentran infinidad de tubos microscópicos que están directamente relacionados con las terminaciones sensitivas del diente y por la que se propagan las sensaciones de calor, frío o presión táctil.

Es por ello que cuando desaparece la capa de esmalte de un diente en una determinada zona, aumenta de forma considerable las sensaciones sensitivas de ese diente, pudiendo llegar a causar un dolor intenso.

Otra de las causas que puede producir sensibilidad dental es la retracción gingival, ya que deja expuesta parte de la raíz del diente, donde no existe esmalte dental, y por ello, se aumenta la sensibilidad en el diente con la raíz expuesta.

Resumiendo podemos decir que la sensibilidad dental se produce principalmente:

I

Defectos en el esmalte dental, debidos a desgastes o a presencia de caries.

I

Retracciones gingivales que dejan expuestas las raíces de los dientes.

¿Qué acciones pueden provocar sensibilidad dental?

Para poder prevenir la sensibilidad dental es importante saber qué situaciones producen el desgaste del esmalte o la recesión gingival, ya que la mayoría de estas situaciones están producidas por nuestros hábitos y estilo de vida.

I

Uso indiscriminado y en exceso de bebidas acidogénicas, como los zumos de frutas ácidas o refrescos carbónicos, provocan una erosión y descalcificación del esmalte.

I

Cepillado de forma inadecuada, con pastas abrasivas y cepillos de cerdas muy duras, utilizando a su vez una fuerza inadecuada para cepillarse. De esta forma se va provocando una abrasión del esmalte, que deja expuesta la dentina del diente.

I

El bruxismo es una de las patologías que también puede llegar a producir desgaste del esmalte con una exposición de la dentina.

I

Recesiones gingivales por problemas periodontales suponen un aumento de la sensibilidad dental, al dejar expuesta la raíz de los dientes.

¿Cómo se puede evitar la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental se puede prevenir siguiendo unos sencillos consejos:

I
Realizar una correcta higiene oral siguiendo las instrucciones que nos indique el odontólogo o la higienista.
I
Seguir unos hábitos dietéticos recomendados, eliminando la ingesta de bebidas carbonatadas y los zumos ácidos.
I
Tratar las patologías orales como el bruxismo o las caries dentales.
I
Uso de pastas o geles desensibilizantes que nos recomienden en la clínica dental.

¿Cómo actúan las pastas o geles desensibilizantes que disminuyen la sensibilidad dental?

 

La inmensa mayoría de pastas y geles desensibilizantes están compuestos por sales de potasio y fluoruros que penetran por los microscópicos túbulos de la dentina y crean un sellado que aísla el nervio del diente de los agentes que producen la sensibilidad dental.

En los últimos años han comenzado a fabricarse también pastas y geles desensibilizantes que en su composición llevan también hidroxiapatita, que es una molécula que se encuentra en el esmalte dental. La hidroxiapatita actúa también como sellante de los túbulos dentinarios, disminuyendo de forma considerable la sensibilidad dental.

Así, pues, la sensibilidad dental puede tratarse con un correcto diagnóstico y plan de tratamiento, logrando, con el tratamiento adecuado que desaparezca por completo.

¿Tienes alguna duda?

Si necesita más información sobre su caso en particular no dude en contactar con nosotros, estaremos encantados de informarle más detalladamente.

Especialista en Implantología, Periodoncia y Estética Dental. Sus más de 20 años de experiencia en odontología integrada le permiten tener una amplia visión de los planes tratamientos dentales que pueden realizarse y así ofrecer la solución más adecuada a nuestros pacientes.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

Valora el post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
PIDE TU CITA GRATIS

Pide tu primera visita gratuita

Llama ahora o rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

932 529 139

Al seleccionar esta casilla acepta las condiciones legales

Responsable: Kreadens SLP
Finalidad: recabar datos para poder elaborar un presupuesto, informarles de nuestros servicios y productos de nuestra empresa.
Legislación: Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter personal.
Destinatarios: sus datos serán incluidos en un fichero informático y no serán cedidos bajo ningún concepto sin si expresa autorización.
Derechos: al acceso, oposición, rectificación, cancelación de sus datos de carácter personal.