Odontopediatría

¿Qué es la odontopediatría?

La odontopediatría es la rama de la odontología que se encarga de cuidar y tratar los problemas bucales de los niños. El odontopediatra es el especialista encargado de explorar y tratar los dientes de los niños.

¿Qué diferencias existen entre la odontopediatría y la odontología habitual?

La diferencia primordial entre la odontopediatría y la odontología habitual es la presencia de dientes de leche o temporales, lo que hace que el tratamiento de los problemas causados por las caries en esos dientes sea diferente a cuando se tratan dientes definitivos.

Las lesiones de caries diagnosticadas en los dientes temporales, se tratan de forma menos conservadora, asegurándonos que esos dientes no ocasionen problemas futuros que puedan repercutir en el diente definitivo.

Las principales funciones del odontopediatra son:

Tratar las caries y sus complicaciones en los dientes de los niños.

Detectar posibles anomalías en la posición de los maxilares o los dientes.

Resolver los problemas causados por traumatismos en la boca.

Sellar fosas y fisuras de los molares, con la finalidad de evitar posibles caries futuras.

¿Cuáles son los tratamientos más habituales en odontopediatría?

Los tratamientos de la odontopediatría van fundamentalmente encaminados a conservar los dientes temporales en su lugar en la boca hasta que éstos sean reemplazados por los dientes definitivos correspondientes.

En ocasiones los padres piensan que los dientes de leche o temporales no son importantes porque éstos se caen y van a salir otros nuevos. Esta idea es equivocada, hemos de cuidar los dientes de leche de nuestros pequeños, porque estos dientes les ayudan a morder la comida, a masticarla y a poder hablar de forma correcta.

Además, si los dientes de leche se infectan por caries, pueden causar dolor e infecciones en la boca de los niños.

¿Tienes alguna duda sobre tu caso?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso


Empastes y reconstrucciones de dientes temporales

Los empastes y reconstrucciones de los dientes temporales se diferencian poco del procedimiento que se sigue en los dientes definitivos.

Las diferencias más comunes son:

En el diente temporal se debe dejar actuar durante más tiempo el grabado ácido en el esmalte dentario para crear las microretenciones que ayudarán a retener los empastes y reconstrucciones que realicemos.

Las caries de los dientes temporales rápidamente afectan a la pulpa del diente, por lo que habitualmente además de realizar la obturación o empaste, se deber realizar un tratamiento pulpar, ya sea una pulpotomía o una pulpectomía, para evitar futuras infecciones que afecten al recambio dental.

El composite es el material más utilizado en los empastes y reconstrucciones para restituir la función y la estética de los dientes temporales.

También es frecuente el uso de ionómero de vidrio, que tiene como característica principal la liberación de flúor que aumenta la resistencia del diente a contraer caries y el óxido de zinc-eugenol para obturar dientes que han sido tratados con pulpotomías.

¿Tienes alguna duda sobre tu caso?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso

Tratamientos pulpares de dientes temporales

Cuando la caries presente en los dientes temporales llega a la parte vital del diente o pulpa dental, se pueden realizar dos tipos de tratamientos, según sea el grado de afectación de la pulpa dental: pulpotomías o Pulpectomías.

Pulpotomías

La pulpotomía es la eliminación de toda la pulpa dental que se encuentra en la corona del diente, conservando vital la pulpa que se encuentra en el interior de la raíz de los dientes temporales. Para lograr este objetivo, el odontopediatra sella la cámara pulpar con un material de obturación que favorece la cicatrización de la pulpa radicular.

Los dientes tratados con pulpotomías se deben controlar cada 6 meses hasta que el diente definitivo haga su correspondiente recambio.

Los pasos que sigue el odontopediatra para realizar la pulpotomía son:

9

Anestesiar de manera tópica e infiltrativa la zona del diente a tratar.

9

Eliminación y desinfección de la caries presente en el diente temporal.

9

Limpieza total del tejido que conforma la pulpa cameral.

9

Fijación de la pulpa radicular con una solución de formocresol. Habitualmente son necesarios entre 3 y 5 minutos para conseguir esta fijación.

9

Obturación de la cámara pulpar con óxido de zinc-eugenol.

9

Finalizar el empaste o reconstrucción con composite, utilizando antes un material intermedio que separe el composite del óxido de zinc-eugenol, ya que el eugenol inhibe la polimerización o fraguado del composite.

Pulpectomías

La pulpectomia es la eliminación total de la pulpa dental, tanto de la pulpa coronaria como de la pulpa radicular. Una vez los conductos donde se encontraba la pulpa dañada han sido desinfectados, se rellenan de una pasta de óxido de zinc-eugenol.

Las pulpectomías se realizan cuando la pulpa radicular está también infectada por las bacterias que han producido la caries en los dientes temporales o de leche y queremos conservar el diente temporal hasta que erupcione el correspondiente diente definitivo.

Los dientes temporales que han sido tratados con una pulpectomia deben ser revisados cada 6 meses, para controlar principalmente infecciones en las raíces del diente temporal que puedan afectar al diente definitivo.

Los pasos que sigue el odontopediatra para realizar la pulpectomía son:

9

Anestesiar de manera tópica e infiltrativa la zona del diente a tratar.

9

Eliminación y desinfección de la caries presente en el diente temporal.

9

Eliminación y limpieza con hipoclorito de sodio de la pulpa cameral.

9

Desinfección e instrumentación de los conductos radiculares, eliminando todo el tejido de pulpa radicular.

9

Secado de los conductos con puntas de papel.

9

Relleno de los conductos radiculares con pasta de óxido de zinc-eugenol.

9

Reconstruir el diente temporal con composite dándole la funcionalidad y estética precisa.

¿Tienes alguna duda sobre tu caso?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso

Enseñanza de higiene oral

En Clínica Dental Galindo creemos que es fundamental realizar actividades de enseñanza de higiene bucal a los niños.

Estas actividades se basan principalmente en:

Enseñar a los niños a realizar correctamente el cepillado de sus dientes.

Enseñar a utilizar el hilo dental.

Utilizar de forma adecuada los enjuagues bucales.

Conseguir que los niños mantengan una dieta equilibrada y poco cariogénica.

¿Cómo debemos cuidar los dientes de nuestros pequeños?

Los odontopediatras y los padres debemos tratar de enseñar a nuestros pequeños la adquisición de unos correctos hábitos de higiene bucal, ya que es una inversión en salud que le proporcionará excelentes beneficios durante toda su vida.

Como pautas más importantes para que nuestros niños adquieran los saludables hábitos de salud oral, indicamos los siguientes:

Intentar conseguir el hábito de la higiene dental se convierta en una tarea divertida, por ejemplo, cepillarnos lo dientes con nuestros hijos, ir con ellos a comprar sus propios cepillos de dientes, o incluso, realizar juegos relacionados con la higiene dental.

Cepillar los dientes por lo menos dos veces al día con una pasta de dientes con flúor apropiada para su edad. Pregúntele a su odontopediatra de confianza qué pasta es la adecuada para la salud oral de su hijo.

Usar el hilo dental para eliminar los restos de placa que se depositan entre los dientes.

Utilizar un enjuague bucal después de cepillarse los dientes.

Usar pasta dentales y enjuagues que contengan la cantidad de flúor apropiada para la edad de nuestros pequeños.

Cuidar la dieta de nuestros hijos, rebajando el consumo de azúcares y almidones. Utilice productos dentales que contengan flúor, incluida la pasta de dientes.

Añadir a la dieta de nuestros hijos sal con flúor, principalmente en zonas donde el agua de consumo no contenga flúor de manera natural.

Lleve a sus hijos al dentista para realizarles revisiones periódicas.

¿Tienes alguna duda sobre tu caso?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso

Ortodoncia funcional – interceptival

Una de los objetivos del odontopediatra en las revisiones que realiza a los niños es identificar de manera temprana posiciones incorrectas de los dientes o formas incorrectas de cerrar la boca (maloclusiones).

Una vez diagnosticadas, la ortodoncia funcional-interceptiva intenta interferir en el desarrollo de estas maloclusiones y poder así disminuir los problemas dentales de los niños.

El odontopediatra debe revisar a los niños regularmente y controlar el progreso de los tratamientos de ortodoncia funcional-interceptiva para que el resultado del tratamiento sea el correcto.

La ortodoncia funcional-interceptiva trata principalmente 4 problemas:

Hábitos orales

Los hábitos orales que pueden producir maloclusiones dentarias son la onicofagia (hábito de morderse las uñas), el bruxismo infantil, la deglución atípica, la respiración oral, el uso del chupete y la succión del dedo.

Mordidas cruzadas

Las mordidas cruzadas son cuando los dientes de la arcada superior cierran por detrás de los dientes de la arcada inferior. Estas maloclusiones tienen que ser corregidas porque pueden provocar que el paladar no crezca con normalidad y dar lugar a problemas mucho más difíciles de solucionar cuando el niño se hacer mayor.

Mantenedores de espacio

Los niños pueden necesitar mantenedores de espacio si pierden un diente a temprana edad o si se les extrae un diente de leche debido a una caries dental. El mantenedor de espacio es un aparato que es hecho a medida de la boca del paciente, y que puede ser fijo o removible, según crea conveniente el odontopediatra.

Su objetivo es mantener el espacio que deja el diente que se ha perdido para que el diente permanente erupcione en su correcta posición.

Si cuando un niño pierde un diente de forma prematura y no mantenemos el espacio, los dientes de al lado pueden moverse hacia el espacio y entonces puede ser necesario colocar ortodoncia para colocar los dientes en su correcta posición.

Mordidas de Clase III

La mordida Clase III es cuando la arcada inferior se encuentra adelantada respecto a la arcada superior. Es una de las patologías que conviene diagnosticar lo antes posible, pues se pueden evitar tratamientos muy largos y costosos si se tratan precozmente.


En nuestra clínica dental Galindo contamos con tecnología de última generación para ofrecerte un mejor servicio para la salud bucal de los pequeños de la casa.

Pide cita gratuita

También puedes llamarnos al 93 252 91 39 o 608 12 82 60 para resolver tus dudas.

Al seleccionar esta casilla acepta las condiciones legales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR