Incrustaciones dentales

¿Qué son las incrustaciones dentales?

Las incrustaciones dentales nos permiten restituir tanto la funcionalidad del diente como la estética del mismo, consiguiendo dientes con una dureza muy parecida a la de un diente sano.

Existen dos tipos de materiales con los que podemos realizar las incrustaciones: el composite y la porcelana.

¿Tienes alguna duda sobre tu caso?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso

¿Cuando hay que realizar inscrustaciones dentales?

Las incrustaciones dentales están indicadas en:

  1. Cuando la lesión de caries o la fractura que se ha producido en el diente es tan grande que no podemos tratarla con las reconstrucciones dentales, acudimos a las incrustaciones dentales.
  2. Cuando hemos realizado una endodoncia al diente dañado y éste ha quedado con las paredes de su estructura muy debilitadas.
  3. Cuando se retiran grandes empastes antiguos de amalgamas o metálicos.

¿Cuántas visitas tiene que hacer el paciente?

Número de visitas al dentista

Las incrustaciones dentales se realizan en dos visitas, en una primera se limpia y prepara la zona del diente que va a recibir a la incrustación y se toman unas impresiones del diente para confeccionar la incrustación en el laboratorio. En esta misma visita se realiza un empaste provisional que protegerá la zona donde debe ir colocada la incrustación.

En la segunda visita se retira el empaste provisional y se cementa la incrustación en el diente, dejándolo preparado para su correcta funcionalidad.

Beneficios de las incrustaciones dentales

Las incrustaciones dentales permiten conservar al máximo la estructura dental, ya que la preparación dental que se realiza es mínima. Así se evitan tratamientos más agresivos como las coronas dentales, garantizando así la duración de nuestros trabajos.

Son realmente estéticas, ya que el material utilizado (porcelana o composite) es casi idéntico al del diente restaurado. Podemos hablar de restauraciones casi invisibles, por el gran mimetismo que tienen con el diente natural.

La diferencia fundamental con los empastes y reconstrucciones de composite es que las incrustaciones dentales no se expanden ni contraen con los cambios de temperatura provocados por los alimentos. Estos mínimos cambios de tamaño pueden provocar que los dientes, principalmente los endodonciados se fracturen y los tengamos que extraer. Con las incrustaciones dentales minimizamos estos riesgos.

¿Tienes alguna duda sobre tu caso?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso


Pide una cita para recuperar la funcionalidad del diente, así como obtener un mayor aspecto estético.

Pide cita gratuita

También puedes llamarnos al 93 252 91 39 o 608 12 82 60 para resolver tus dudas.

Al seleccionar esta casilla acepta las condiciones legales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR