Los implantes inmediatos son aquellos que se colocan en el mismo acto en el que se realiza la extracción del diente. Es decir, se aprovecha el espacio que se genera al sacar un diente para colocar en ese mismo lugar un implante osteointegrado.

En el pasado, cuando se extraía un diente, la persona debía esperar algunos meses para colocarse el implante dental y después volver a esperar algunos meses más para colocarse la prótesis definitiva. En definitiva, la reposición de un nuevo diente podía durar entre unos 6 y 9 meses. Hoy día gracias a los implantes inmediatos esto ya no es así, podemos extraer un diente y en el mismo acto colocar el implante inmediato y la prótesis definitiva que sustituye al diente que se ha extraído.

Este tratamiento es muy recomendable en los casos que pueda realizarse ya que impide la típica reabsorción ósea que se produce al realizar una extracción dental pero, además, reduce los tiempos de los tratamientos implantológicos.

¿En qué situaciones se colocan los implantes inmediatos?

 

La colocación de un implante inmediato es una de las soluciones más demandadas por las personas que deben extraerse un diente. La ventaja de extraerse un diente y en el mismo momento colocar un implante dental sin necesidad de realizar otra intervención es muy demandada por los pacientes, pero no en todos casos esto puede realizarse.

Es muy importante para conseguir el éxito del tratamiento saber diagnosticar de forma adecuada aquellos casos en los que los implantes inmediatos se pueden colocar. Para ello es imprescindible recoger los datos en una completa historia clínica y realizar las pruebas complementarias necesarias para realizar el tratamiento de forma exitosa.

Las situaciones en las que se colocan implantes inmediatos son:

E

Dientes con mucha destrucción por caries que no presentan infección a nivel periapical.

E

Dientes con una fractura vertical u horizontal que no se puede reparar mediante la odontología conservadora.

E

Dientes con movilidad por problema periodontal.

E
Dientes avulsionados por un traumatismo y que no pueden volver a colocarse en el alveolo dental.
E

Dientes a los que se les ha realizado un tratamiento de endodoncia pero siguen molestando o han tenido un fracaso del tratamiento endodóntico.

Siempre en la colocación de implantes inmediatos debe asegurarse la ausencia total de un proceso activo de infección, pues esto provocaría el fracaso del implante dental.

Ventajas de los implantes inmediatos

Los implantes inmediatos tienen algunas ventajas sobre el implante tradicional que hacen que sean un tratamiento atractivo para los pacientes. Pero es importante dejar bien claro que no todos los casos se pueden resolver con implantes inmediatos.

Las principales ventajas que nos encontramos al realizar tratamientos con implantes inmediatos son:

E
Disminución de la pérdida ósea que se produce tras la extracción de un diente.
E
Reducir o incluso en ocasiones eliminar el tiempo de espera necesario para colocar un diente fijo que sustituya al que hemos extraído.
E
Mejorar la estética final de la encía, ya que al no producirse apenas reabsorción ósea no hay una evidente variación de la encía.

Por todas estas ventajas es un tratamiento de elección en los casos donde exista la posibilidad de la colocación de implantes inmediatos pero, siempre, realizando un correcto diagnóstico para conseguir un tratamiento exitoso.

¿Tienes alguna duda?

Si necesita más información sobre su caso en particular no dude en contactar con nosotros, estaremos encantados de informarle más detalladamente.

Pide una cita

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR